Menta de Campo by Salvador Ulldemolins

La Menta de campo (Mentha arvensis) es una planta fanerógama perteneciente a la familia Lamiáceas, nativa de las regiones templadas de Europa y Asia central y occidental, este del Himalaya y de Siberia. Es una planta herbácea perenne que crece en terrenos húmedos y mide de 10 a 60 cm de altura. Sus hojas son ovoides, opuestas, simples, pilosas y con los márgenes serrados. Las flores son de color púrpura pálido, situadas en agrupaciones sobre los tallos.

mint-1769560_1920

Su nombre, como en tantas ocasiones en el mundo vegetal, proviene del griego y hace referencia a la rica mitología de aquella civilización. La ninfa Mintha, que habitaba en la zona del río Cocito, el cual delimitaba la frontera entre el reino de los vivos y los muertos, era la concubina de Hades, Dios de los infiernos, el inframundo y morada de los muertos. Perséphone, su esposa, tuvo tantos celos que pateó salvajemente a su rival hasta reducirla a trozos, entonces Hades, compasivo, transformó sus restos en la planta y al resurgir Mintha como planta Démeter, madre de Perséphone y diosa de la agricultura, presa de odio la condenó a la esterilidad. La bella ninfa había quedado reducida a una triste planta, una planta que produce un olor embriagante y cuya ingesta despierta la libido, incitando a los placeres amorosos. Tanto es así, que en época de guerra, los soldados romanos tenían prohibido su consumo. Arvensis proviene del latín arvum, que hace referencia a campo de sembrado o tierra de labor.

El vínculo de la menta con Démeter y Perséfone, divinidades asociadas a la muerte, viene probablemente del uso de la planta de la menta en ritos funerarios, para tapar el olor del cadáver en descomposición. La menta aparece ya mencionada  como uno de los ingredientes de la bebida que tomaba la diosa Démeter siendo precisamente la misma bebida que tomaban los iniciados durante los misterios eleusinos a los que ya me referí en otro artículo.

aroma-aromatic-close-up-214165.jpg

Existen numerosas variedades de mentas y es algo difícil llegar a delimitarlas por la gran cantidad de híbridos que surgen de cruces espontáneos dada su rápida proliferación. Libera un perfume fuerte y agradable que llenaba de aroma los templos griegos y las moradas de los hebreos, sirviendo indistintamente tanto para alejar las pulgas como para sazonar alimentos.

En cuanto a los Romanos se refiere, ellos añadían menta al vino para preparar una bebida reservada exclusivamente a los hombres y a los dioses, si bien estaba prohibido a las mujeres, ellas lo tomaban a escondidas con miel.

En la edad media era un componente prioritario en los jardines de los monasterios y aun hoy es habitual encontrarla en los huertos limitada en su zona, dada su acción invasora. Ya entonces era conocida por sus virtudes terapéuticas calmantes, antisépticas e incluso anestésicas.

El aceite esencial de menta de campo, la menta más rica en mentol, destaca por aportar confort, flexibilidad y acción descontracturante, así como atenuar problemas de piel, siendo su perfume tónico y refrescante. Tiene acción anestésica local, analgésica y antiespasmódica siendo además un excelente tónico cardíaco, digestivo y estimulante. Está indicado entre otros en caso de Neuralgias, Migrañas, Cefaleas, Reumatismo, Tendinitis o Sinusitis.

 


by Salvador Ulldemolins
Asesor técnico de Terpenic Labs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s